5 herramientas para ser un MINDFUL EATER


Sé que ya sabes que la comida es esencial para tu salud y ya sabes, a nivel general qué alimentos te hacen bien y cuales dañan a tu cuerpo.

La pregunta entonces es; ¿Qué te hace elegir alimentos que te dañan?

Foto: Universia

Por un lado, vivimos en un ambiente tóxico; estamos rodeados por anuncios de comida procesada por todos lados, las porciones en los restaurantes son enormes y el alcance a estos alimentos es muy fácil. También es cierto que tenemos poco tiempo, mucho trabajo y mucho estrés. Nos hemos vuelto multitasking y esto nos lleva a no poner atención completa a nada de lo que hacemos. Esto incluye lo que comemos, para qué lo comemos, cómo lo comemos y si realmente queremos comerlo.

Mindfulness es darte cuenta de ti y de tu entorno momento a momento. Es observarte y observar la manera en la que te relacionas con el mundo, se trata de poner atención para poder ir desarrollando la consciencia que significa reconocer algo por que es.

Mindful Eating entonces, significa poner atención y consciencia de cómo, cuándo y qué comes. Poner luz a la oscuridad para desde ahí, tomar decisiones alrededor de tu alimentación. Si no conoces todo lo que rige a tu alimentación, no puedes hacer nada con la misma. Es importante que te vuelvas un experto en todas las emociones, pensamientos, motivaciones y sensaciones que vives alrededor de la comida.

Para esto, hay muchas herramientas que pueden ayudarte, te voy a compartir 5 de ellas:

  1. Atención: come con todos tus sentidos. Desde lo que ves, qué colores hay, a qué huele, a qué te sabe, te gusta o no te gusta.

  2. Observación: a ti mismo. Cómo comes, rápido o lento, disfrutando o con culpa. Qué pensamientos o emociones vienen? Observa a tu cuerpo; cómo va cayendo el alimento en tu estómago, te está inflamando o no, ya te estás llenando o no.

  3. Estar en el momento: cuando comas, solo come. Nada de estar distraido viendo la tele o en tu celular.

  4. Observa tú alrededor: date cuenta si hay disparadores externos que te llevan a comer de más o de menos, por ejemplo: si pelearte con alguien te hace querer cambiar tu forma de comer

  5. Hazlo con respeto: deja de pelar; con tu cuerpo,

con lo que comes. Mejor atiende a lo que tu cuerpo realmente está necesitando.

Con estas herramientas, puedes empezar a practir el mindful eating, que en realidad no se trata de restringir alimentos y controlar lo que comes, si no de estar atento de tu mente, tu cuerpo y tus emociones, de darte cuenta de cómo te r

elacionas con la comida, de poner atención a todo lo que te está pasando con este tema para que así, más adelante puedas ir tomando mejores decisiones sin estar a ciegas.

Ser un Mindful Eater es una manera de respetarte.