Intestino


El intestino es el primer contacto que tiene tu cuerpo con los alimentos que ingieres, por lo que es el que decide qué entra y qué no.

Cuando es saludable, funciona como una barrera en donde no permite el paso de toxinas, virus, hongos y bacterias pero si deja que pasen vitaminas, minerales y nutrimentos esenciales

Es una de nuestras principales defensa scontra el daño del mundo exterior, además, en él se crea el 60% de tu sistema inmunológico y también el 90% de la serotonina que es el neurotransmisor de la felicidad.

Está íntimamente ligado con tus emociones y con tu cerebro principalmente por el sistema nervioso que se encuentra en el intestino y también porque en él se encuentran los famosos probióticos que son bichitos buenos que te ayudan a prevenir diabetes, obesidad, alzheimer, te protegen de toxinas y te ayudan a tener una buena digestión. Pueden modificar la memoria, atención, estado de ánimo y niveles de ansiedad.

¿Qué lo puede dañar?

-Gluten: es una proteína muy grande que se encuentra en algunos carbohidratos y alimentos procesados como mayonesa, soya, pan, pastas, barritas, galletas, aderezos embotellados y trigo. Al intestino le cuesta mucho digerirla, por lo que comienza a desgastarse y a permearse, se abre y pierde su capacidad de protegernos.

-Lácteos: la caseina que es la proteína de los lácteos, también daña y permea al intestino debido a su gran tamaño.

-Azúcar: alimenta a los bichitos “malos” creando un desbalance en tu flora.

-Alimentos procesados, artificiales, aditivos, químicos.

-Estrés: las neuronas que conectan cerebro-inestino, hacen que digieras mal los alimentos.

-Antibióticos, antiácidos: matan bichitos “buenos”.

¿Qué me pasa si se daña?

El intestino se permea y deja de absorber vitaminas, minerales y nutrimentos, causa gases, inflamación estreñimiento y/o diarrea, no produces las defensas ni los neurotransmisores necesarios, los virus, hongos, bacterias y toxinas comienzan a entrar a tu cuerpo y se crea una intoxicación por lo que el sistema inmune se activa y comienza a atacarte. Esto lleva a diferentes enfermedades desde rash en la piel hasta lupus, alzheimer, depresión, cansancio, aumento de grasa etc.

Por todo esto, es muy importante arreglarlo y cuidarlo, para así poder mejorar tu salud desde la raíz.

¿Cómo lo reparo?

  1. Desparasítate

  2. Elimina gluten, lácteos, azúcar, alimentos procesados por al menos 1 mes

  3. Evita antibióticos, antiácidos, alcohol y cafeína

  4. Repara la mucosa con L-glutamina

  5. Toma probióticos en ayunas

  6. Toma mucha agua

  7. Consume fibra (prebióticos que alimentan a los probióticos)

Si tienes un intestino sano, vas a crear un cuerpo sano.