Técnicas rápidas de relajación


  • Respirar:

Inhala en 5 segundos, reten la respiración por 5 segundos, exhala en 5 segundos y repite 5 veces.

  • Sonreír:

Así de sencillo. Está comprobado que solo sonreír, le hace creer a tu cerebro que estás contento y relajado, lo que lo lleva a crear hormonas de la felicidad y a bajar el estrés.

  • Tomar té:

También parece muy simple; al tomar té, como está caliente, tienes momentos de mayor atención que llevan a tu cuerpo a relajarse.

  • Aquí y ahora:

Poner atención en lo que estás haciendo. Esto ayuda a que tu cuerpo tenga menos cosas de que estresarse y preocuparse.

  • Relajación auditiva:

Esto se lleva a cabo cubriendo tus orejas con tus manos creando un vacío. Ésta técnica, a nivel inconsciente, te lleva a sentir que estás en el útero materno; un lugar seguro, cómo y tranquilo.

  • Práctica de relajación-tensión:

Acostado, tensa y aprieta todo tu cuerpo lo más que puedas (los brazos, piernas, pelvis, mandíbula, cuello, espalda, pies, manos etc.), sostén esto por 10 segundos y después relaja exhalando y soltando la tensión. Repite 5 veces. Esto ayuda a que todos tus músculos se relajen.