Anorexia


Me es difícil empezar a hablar de este tema, realmente no se por donde empezar. Hay tanto que podría decir que luego al escribirlo se me hace poco. Igual y esto solo tiene que ver con mi exigencia y mis ganas de hacerlo perfecto, de ser perfecta.

Puedo empezar diciendo que la anorexia no es solo un tema de comportamiento, no se trata de “que coma más y listo”. Es un trastorno a nivel bioquímico, psiquiátrico. Y así como cualquier otro trastorno psiquiátrico, necesita tratamiento multidisciplinario. Se necesita de psiquiatra, nutriólogo y psicoterapeuta. Y de preferencia, de la familia completa involucrada en el tratamiento ya que es todo el sistema familiar expresándose, actuando algo no dicho. Si solo se trabaja con la persona que lo padece, será más complicado que haya un cambio de comportamiento.

Es un trastorno muy complejo y multifactorial. Para desarrollarlo, se unen varios factores, no solo uno. Hay factores bioquímicos (neutrotransmisores, receptores etc.), psicológicos (creencias, distorsión del cuerpo, miedo a crecer, a ser rechazados e imperfectos etc.), sistémicos (relación con los padres, con la familia), emocionales (depresión, ansiedad, soledad, baja autoestima etc.), genéticos y sociales (estándar erróneo de belleza, de aceptación).

2 tipos:

  • Restrictiva: la pérdida de peso se debe a la dieta, el ayuno y/o ejercicio físico intenso. Durante los últimos tres meses no ha tenido episodios recurrentes de atracones o purgas.

  • Atracones/purgativa: durante los últimos tres meses ha tenido episodios recurrentes de atracones o purgas.

Se caracteriza principalmente por:

  • Percepción distorsionada del cuerpo

  • Pánico a subir de peso

  • Miedo a comer

  • Peso por debajo del mínimo esperado

  • Miedo a crecer

  • Miedo a la vida

  • Obsesión por calorías

  • Alimentación casi nula o demasiado restrictiva

  • Bajo autoestima

  • Pensamiento muy rígido

  • Ideal de perfección

  • Ansiedad o depresión

  • Mucha sensibilidad a comentarios o críticas del peso e imagen corporal

  • Pensamientos o actitudes suicidas

  • Ejercicio en exceso o compulsivo

  • Rituales obsesivos

  • Excusas para no comer

  • Aislamiento social

  • Autodestrucción

  • Enojo volcado a ellos mismos

Y puede traer como consecuencias:

  • Estreñimiento, inflamación o diarrea

  • Infertilidad

  • Anemia

  • Debilidad, desmayos

  • Amenorrea

  • Caída de cabello

  • Sensibilidad al frío

  • Osteoporosis

La recuperación no implica necesariamente que el miedo a subir de peso o a la comida se vayan, se trata más bien que a pesar de estos miedos pongan primero su salud.

Si conoces a alguien que padezca este trastorno, no te quedes callado. No tengas miedo de hablarlo con el/ella. Confrontar y afrontar este tema puede dar miedo porque creemos que no decirlo lo hace menos real. Es real. Está pasando y le está pasando a alguien cercano a ti. Es más común que la gente alrededor sea la que empieza a hablar del tema a que la persona que lo padece lo haga.

Y si lo padeces, pues qué te digo… hasta que tu quieras, si es que no se hace muy tarde.