Alimentación Consciente


La salud no se crea de un día a otro, requiere tiempo, esfuerzo y voluntad.

¿Qué te hace elegir alimentos que ya sabes que te dañan?

  • Anuncios de comida.

  • Porciones enormes y atractivas.

  • La comida más barata no suele ser la más sana.

  • Poco tiempo.

  • Mucho trabajo.

  • Mucho estrés.

  • Poco contacto.

  • Ansiedad.

  • Para evadir o sentir algo.

  • Apapacho o premio.

La realidad es que estamos desconectados de nosotros, de lo que queremos, de nuestro cuerpo, nuestras emociones, pensamientos, anhelos y pasiones… sin consciencia.

La consciencia es darte cuenta de ti y de tu entorno momento a momento. Observarte y observar cómo te relacionas con el mundo. Desarrollar la consciencia significa reconocer algo por lo que es.

Alimentación consciente entonces es poner atención de cómo, cuándo y qué comes. Desde esta consciencia tomar decisiones alrededor de lo que comes. Significa volverte un experto en todas las emociones, pensamientos, motivaciones y sensaciones que vives alrededor de la comida.

Comedor inconsciente:

  • Comer con estrés, enojo, tristeza, preocupación.

  • En exceso.

  • Distraído/a en celular, TV, etc.

  • Rápido y sin pensar.

  • Quedar excesivamente satisfecho.

¿Qué te produce?

  • Aumento de grasa.

  • Malabsorción de vitaminas y minerales.

  • Estrés en el cuerpo.

  • Menos digestión.

  • Más ansiedad.

Comedor consciente:

  • Comer disfrutando, relajada/o.

  • Atención en tu cuerpo, emociones, pensamientos.

  • Quedar máximo 80% satisfecho/a.

  • Comer respetando a tu cuerpo.

  • Recibir y agradecer a los alimentos.

¿Qué te produce?

  • Momento de gozo.

  • Mejor metabolismo.

  • Mejor absorción de nutrientes.

  • Mejor digestión.

  • Menos ansiedad, satisfacción por más tiempo.

Ser un comedor consciente es una manera de respetarte a ti y a los que te quieren.