¿Polaridades?


Una polaridad es una condición que tiene potencias opuestas y extremas de una totalidad. Es la manera en la que todos los fenómenos se presentan; femenino-masculino, frío-calor, luz-oscuridad.

Son tantas como la cantidad de personas que existimos y las múltiples maneras en las que pueden presentarse; tal vez para mi la polaridad del amor es miedo y para ti es odio.

Los humanos tenemos la tendencia de definirnos con un solo aspecto dentro de lo amplia que es nuestra personalidad. Percibimos las dos polaridades de los diferentes aspectos de nuestra personalidad, pero solo nos identificamos con una. La que identificamos es la que aceptamos, la que en algún momento nos sirvió para pertenecer, ser amados etc. Y la que intentamos ocultar es la que creemos que nos llevaría a ser rechazados, abandonados etc.

La realidad es que mientras más nos aferremos a un polo, más fuerte haremos el otro.

Ejemplo: en la medida en la que yo me aferro a querer ser perfecta, más cuenta me doy de lo mucho que me equivoco y de lo imperfecta que soy.

En Gestalt se busca integrar a las polaridades que en realidad son parte de lo mismo solamente expresado de manera opuesta. En la medida en la que las integramos, tenemos más herramientas a nuestra disposición para responder a la vida.