La alimentación: un camino de autoconocimiento.


Qué comes, para qué lo comes, cuánto comes, con qué velocidad… todo es un reflejo de quien eres. Por esto hay tantas maneras de alimentarnos como personas existentes y lo que le funciona a tu amigo, puede que no te funcione a ti.

Empezar a poner atención a tu relación con la comida es empezar a ponerte atención a ti, es una forma de conocerte.

Este proceso se va creando momento a momento y dura toda la vida. Va cambiando junto con nosotros y nuestro entorno, no es estático y por lo mismo hay que tener la atención puesta ahí lo más que podamos.

Al hacer consciencia, puedes tener la opción de transformar tu estilo de vida y tus hábitos, si no es más fácil ser atrapada/atrapado por hábitos que te alejan de tu salud.