Felicidad absoluta


“¿cuándo voy a sentirme bien todo el tiempo?” me pregunta una persona.

“yo no creo que eso exista” le dije.

Veo tantos mensajes de que la felicidad absoluta existe y que ahí hay que llegar y no me sorprendo de toda la violencia que vivimos al querer vivir solamente ese ideal de felicidad y de estar bien. Reprimimos estados normales como el enojo y el dolor, los vamos cumulando y claro, algún día explotan de formas destructivas.

Y es que para mi es muy fácil comprarme este mensaje y querer estar bien todo el tiempo y al solo querer eso me frustro mucho, sufro y me pierdo de la riqueza que he encontrado en lo que me incomoda como el dolor, la tristeza, etc…

Esta creencia de que tenemos que estar bien, ser felices y amables nos priva de los infinitos estados y emociones que podemos habitar; literalmente nos priva de la mayor parte de la vida. Ésta no es solamente disfrutar y estar cómodos; a través del dolor yo he encontrado mucha sensibilidad, mucho espacio para poder verme y estar conmigo y con el de en frente. El enojo me sirve para poner limites, para moverme, para tomar decisiones. Dejarme estar en el vacío que siento en mi pecho me da espacio para recibir lo que venga.

¿Qué encuentras tu en la incomodidad? ¿Qué has conocido de ti y de los demás en lo no-cómodo?