Aceptación Corporal

La aceptación es ver que algo es válido. Válido es que tiene valor.

Entonces, todo es válido, todo vale. Ya nada más por ser. Lo que pasa es que nos olvidamos del valor que tiene lo que somos y lo que nos rodea.

Si no veo válido a mi cuerpo, no lo voy a aceptar.

Si no veo su valor, no puedo aceptarlo.

Primero hay que ver y validar donde estoy. Si estoy en un momento en el que no válido a mi cuerpo, validar que no lo válido, aceptar que no lo acepto.

Esto es incómodo.

La no aceptación es incómoda porque automáticamente me meto en un pleito, en un conflicto entre lo que creo que debería ser vs. Lo que es.

Como creo que debería ser mi cuerpo vs. Como es.

Y en este conflicto hay enojo y también hay que validar ese enojo, hay que darle espacio, dejarlo hablar y que se exprese.

Se vale que no me guste mi cuerpo, se vale querer cambiarlo, se vale no aceptarlo. Todo esto es válido, vale, tiene una función, un para que, un propósito.

Si empiezo entonces a trabajar con ese enojo y Eda frustración, a mover Eda energía, puede haber la posibilidad de empezar a caminar hacia la aceptación de mi cuerpo.

Si yo válido lo que sea que haya, donde sea que esté, aunque sea que no me acepto, ahí ya está habiendo aceptación.

No es por insistir pero, #veaterapia